SAUNA Y OTRAS TÉCNICAS

Durante siglos ha sido una práctica habitual en los países del norte del mundo: visitar el sauna. Y la razón es muy sencilla: es muy saludable. Efectivamente, la transpiración periódica puede contribuir notablemente e influir de forma decisiva en la producción excesiva de sudor en la vida cotidiana. La ducha alternada con agua caliente y fría todos los días y el uso frecuente del sauna estimulan la circulación sanguínea y también ayudan a regular la transpiración. Una alternativa especialmente eficaz: baños de agua fría. De esa forma, la piel “aprende” poco a poco a reaccionar mejor a los cambios de temperatura.

Sudar para combatir la transpiración

Entrena tus glándulas sudoríparas: desplázate correctamente a través de la sala de sauna. Los cambios rápidos de temperatura, de calor extremo a frío extremo, no solo estimulan positivamente el sistema inmunitario, sino que también hacen que las glándulas sudoríparas se distiendan y se contraigan al ritmo de los cambios de temperatura. El agua fría después del calor elevado primero es refrescante, pero también ayuda a acostumbrar el cuerpo a los cambios drásticos de temperatura y a normalizar la función de las glándulas sudoríparas con el tiempo. Las visitas frecuentes al sauna preparan el organismo para que se adapte rápidamente a las temperaturas externas, lo que puede ser muy ventajoso para las personas que sufren por el exceso de transpiración.

Atención: Existen personas para las cuales no está recomendado el uso del sauna, para conocer si eres una de ellas, consulta a tu médico. 

Si no te gusta ir al sauna, puedes lograr excelentes resultados con las duchas alternadas con agua caliente y fría en tu propio baño. Simplemente, por un tiempo, dúchate una vez al día alternando el agua fría con el agua caliente. Pero recuerda  terminar siempre con agua bien fría.

Un freno contra la transpiración

Los antitranspirantes de Hidrofugal se fijan en el lugar donde aparece el sudor: en las glándulas sudoríparas del cuerpo. La cantidad de sudor disminuye significativamente y también se reduce el olor corporal.  En la actualidad, la línea Hidrofugal incluye 12 productos, que van desde Hidrofugal Forte para las personas que sudan en exceso hasta el antitranspirante Hidrofugal Sensitiv, que contiene Pantenol y es muy delicado para la piel.