AXILAS SUAVES Y BIEN CUIDADAS

La eliminación del vello solo es la mitad de la solución. La depilación periódica ayuda a disminuir simultáneamente el sebo y las bacterias, las dos principales causantes del olor corporal. La ausencia de vello axilar permite que los principios activos de los antitranspirantes penetren mejor hasta las glándulas sudoríparas.

El olor del sudor también se adhiere al vello axilar


Todas las personas sudan; es más, tienen que hacerlo. Solo de esa manera se puede mantener la temperatura corporal constante en torno a los 37 grados, a pesar de las fluctuaciones de la temperatura externa. La humedad que se produce para regular la temperatura se debe al trabajo de las 2 a 3 millones de glándulas sudoríparas distribuidas en todo el cuerpo, que siempre están activas. En un día normal, se elimina más de medio litro de líquido a través de la piel.

Este líquido se compone en un 99 % de agua. El resto es sal, ácido láctico, urea y otras 50 sustancias que provienen del metabolismo. El líquido en sí mismo es incoloro e inodoro. El olor corporal desagradable se genera recién con la descomposición que realizan las bacterias sobre la superficie de la piel. Los productos Hidrofugal actúan en los puntos de salida de las glándulas sudoríparas. Las glándulas se hacen más estrechas temporalmente: se reduce la sudoración excesiva, las bacterias reciben menos nutrientes y claramente se produce menos olor corporal.

Así se impide que se produzca un olor corporal desagradable.


Los antitranspirantes actúan antes de que se forme la transpiración. Contienen Sales de Aluminio, que actúan como astringente y contraen las glándulas sudoríparas. El resultado: la cantidad de sudor se reduce significativamente, sin entorpecer la regulación de la temperatura del cuerpo. Hidrofugal doble efecto también está disponible en spray.