Consejos De Hidrofugal

Si bien es cierto, es importante utilizar el desodorante correcto, también se necesita la alimentación adecuada y un equilibrio sano entre el trabajo y la vida personal.

CONSEJOS DE HIDROFUGAL

Si bien es cierto, es importante utilizar el desodorante correcto, también se necesita la alimentación adecuada y un equilibrio sano entre el trabajo y la vida personal.

AXILAS SUAVES Y BIEN CUIDADAS

La eliminación del vello solo es la mitad de la solución.  La depilación periódica ayuda a disminuir simultáneamente el sebo y las bacterias, las dos principales causantes del olor corporal.

LA ROPA APROPIADA

La ropa más cómoda te ayuda a sudar menos. Lo ideal son las fibras naturales, como el algodón o la seda, que permiten respirar mejor a la piel que las fibras sintéticas. La ventilación frecuente y los espacios frescos también son buenos para que la piel se sienta fresca.


PROTECCIÓN EN LA QUE PUEDES CONFIAR

Los desodorantes antitranspirantes, como Hidrofugal, reducen la actividad de las glándulas sudoríparas.

CONSUME LOS ALIMENTOS APROPIADOS

Evita los alimentos con sabores intensos, como el café, el té, el alcohol, las bebidas congeladas, los condimentos fuertes y los alimentos ricos en calorías. Son recomendables las comidas livianas, las frutas, los zumos, el agua mineral y las infusiones de hierbas.

REDUCE EL ESTRÉS

Ya sea en el trabajo o en su vida privada, las personas que viven estresadas transpiran con facilidad. Las técnicas de relajación como el yoga o el entrenamiento de autorrelajación ayudan a mantener los pies sobre la tierra, relajados y renovados.

EJERCÍTATE

Puede sonar paradójico, pero es cierto: el transpirar ayuda a reducir la transpiración excesiva. Los deportes de resistencia como correr, el ciclismo y el patinaje en línea entrenan el sistema refrigerante natural del cuerpo, lo que ayuda a disminuir la producción de sudor en reposo.

SAUNA Y OTRAS TÉCNICAS

La ducha alternada con agua caliente y fría todos los días y el uso frecuente del sauna estimulan la circulación sanguínea y también ayudan a regular la transpiración. Una alternativa especialmente eficaz: son los baños de agua fría. De esa forma, la piel “aprende” poco a poco a reaccionar mejor a los cambios de temperatura.